profesor

Tendencias Educación Moderna

El nuevo papel del profesor en el modelo educativo del Siglo XXI

Profesor moderno

El profesor de un colegio tradicional, que todos conocemos, llega al salón de clase, dicta su materia y deja una tarea para el día siguiente. En caso que algún alumno se comporte mal, le puede poner un castigo o sacarlo del salón de clase. El profesor controla todo lo que sucede con el aprendizaje de sus alumnos, pues decide todo y los “buenos” alumnos hacen exactamente lo que el profesor dice, con la meta de sacar buenas notas.

El profesor tradicional asume el poder y la responsabilidad y desempeñan el papel de instructor (dictando clase) y de toma de decisiones (en lo que respecta al contenido del currículo y los resultados específicos). El profesor tradicional considera que los estudiantes tienen “vacíos de conocimiento” que necesitan llenar de información. En resumen, el profesor tradicional considera que él es quien hace que el aprendizaje se dé.

Por otro lado, el profesor que sigue el modelo educativo del siglo XXI crea una relación personal con cada uno de sus alumnos, una relación en la que hay confianza, se pueden hacer toda clase de preguntas y la información fluye en ambos sentidos. En caso de mal comportamiento de su estudiante, el profesor no lo castiga, habla con él y soluciona el problema que esté teniendo.

De acuerdo con el documento de la Universidad de Texas en Austin “A Call to Action” un informe resumido de la cumbre Redefiniendo la Formación del Profesorado para Estudiantes en la Era Digital, las principales características que debe desarrollar un profesor del siglo XXI son:

  • Facilitar e inspirar el aprendizaje y la creatividad de los estudiantes para que el máximo número de estudiantes se gradúen y prosperen en un mundo global.
  • Permitir que los estudiantes maximicen el potencial de sus experiencias formales e informales de aprendizaje, ayudándolos a manejar los recursos necesarios para suplir su propio aprendizaje.
  • Facilitar el aprendizaje en múltiples modalidades, en cuanto al tiempo, diversos lugares, diferentes recursos y medios de aprendizaje.
  • Participar como miembro efectivo de equipos de aprendizaje con un amplio nivel de conocimiento y habilidades en equipos conformados tanto por profesores nuevos y experimentados como con estudiantes.
  • Promover el uso de una variedad de herramientas digitales para mejorar la participación y el rendimiento de los estudiantes, adaptando diferentes tecnologías a cada estudiante, de acuerdo con sus necesidades individuales.
  • Crear nuevas oportunidades de aprendizaje, respetando la capacidad de contribución de cada alumno al equipo de trabajo y motivando la diversidad de preguntas e inquietudes para enriquecer el aprendizaje.
  • Usar los datos individuales de cada estudiante para mejorar la efectividad de su aprendizaje, el desempeño del colegio y el crecimiento del estudiante.
  • Ser aprendiz de por vida, desarrollándose profesionalmente y mejorando sus habilidades en una sociedad global que evoluciona rápidamente.
  • Ser educador global, empoderando a sus estudiantes a vivir y trabajar en una comunidad global, que se extienda más allá de su salón de clase, haciendo énfasis en que el conocimiento que se adquiere y las habilidades que se desarrollan están en un contexto global.

Es indudable que la información seguirá cambiando a ritmo acelerado y continuamente, y que debemos adaptarnos constantemente al mundo en el que vivimos, pero lo que creemos crucial es que los profesores logren conectarse, a nivel personal con sus alumnos para captar sus emociones y sentimientos, de manera que les ayuden a desarrollar no solamente sus mentes sino también sus corazones.

Las características enumeradas anteriormente son solo algunas de las muchas que los grandes maestros, a lo largo de la historia, han tenido y han logrado dejar una huella importante en sus alumnos.